10 recomendaciones para community managers que empiezan en el mundo laboral

De los 8 años que llevo trabajando, más de 6 han sido haciendo cosas como community manager.

El puesto cambia de nombre, funciones, personas a cargo, pero la labor es la misma: conectar marcas/empresas/entidades con su público objetivo.

Y viceversa.

He estado como community manager, social media manager, director de social media, director creativo y gestor de contenidos.

Después de tanto tiempo, lo que más me gusta es ser community manager.

Es algo que se disfruta mucho, es más emocionante.

Este post va a ser más arrogante/egocéntrico que todos los anteriores.


¿Por qué?

Porque es mi puto blog.

Y también porque las recomendaciones que les voy a dar se basan únicamente en mi experiencia.

Así que es muy probable que en los comentarios haya desacuerdos y cosas así.

Pero no importa, en este caso, es sólo mi punto de vista, de acuerdo a cómo me ha ido y a las cosas que me han funcionado.

¡Empecemos!

Lo primero es decirles que este trabajo es muy parecido a ser futbolista.

Sí, hay muchos equipos, ligas, copas, tornenos...

Llámemoslos "escenarios".

Y un community manager es un jugador de fútbol.

Existen jugadores como Messi que juegan en el mejor o uno de los mejores equipos del mundo y gana millones por lo que hace.

Pero también existen equipos muy malos y jugadores que ganan una miseria.

La lección número 1 es: en este campo los sueldos son y serán siempre desiguales.


Van a conocer gente que se gana 5 millones de pesos por hacer la quinta parte de lo que hace el que se gana 800 mil.

Y pues sí, así es la vida.

A nadie lo obligan a bailar con viejas feas a menos que lo permita.

De cada uno depende cómo le va en la fiesta

La lección número 2 es: El lugar donde se hace la práctica puede ser la experiencia más importante.


Esta parte va para quienes no se han graduado o van a entrar a su primer empleo.

Es el punto de partida y lo que seguramente va a determinar cómo será el resto de su trayectoria.

Cuando alguien ve la hoja de vida de una persona sin experiencia, lo primero que verá será el lugar dónde hizo su práctica.

Y eso dice mucho.

Busquen lugares grandes, agencias, empresas, entidades que todo el mundo conozca.

Acá es más importante el nombre del sitio que lo que les vayan a pagar.

Es una inversión a largo plazo.

Y da paso a la siguiente lección.

La lección número 3 es: las cosas grandes abren puertas grandes.


Es bastante obvio, si todos los sitios donde usted trabaja son importantes, lo seguirán contratando en sitios iguales o mejores.

Como los equipos de fútbol, cuánto más caro sea su pase, mejores serán los equipos en los que jugará.

Y aquí es cuando esa inversión a largo plazo da frutos: va a darse el lujo de cobrar más caro que cualquiera.

¿Por qué?

Por su trayectoria.

La lección número 4 es: haga crecer su triángulo para todas las esquinas.


¿A qué carajos me refiero con el triángulo?

Son tres cosas por las que siempre lo van a medir en este campo.

1. Los lugares en los que ha trabajado (agencias, entidades, empresas).

2. Las marcas que ha tenido a cargo.

3. El tiempo de experiencia que tiene.

Cuanto más grandes e importantes sean estos tres factores, más grandes e importantes serán las puertas que se le abrirán.

Y viceversa.

La práctica hace al maestro

La lección número 5 es: lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.


Hay una sola cosa que pasa por encima del triángulo que mencione arriba.

De hecho, es la más importante para sobrevivir en el mundo laboral.

¡Los contactos!

No se trata de tener 9696696969699798790 amigos en Facebook que no sirven para ni mierda.

Se trata de contar con un puñado de gente que lo conoce a usted y que está dispuesta a ayudarle.

Ahí la figura ya se convertiría en un cuadrado.

Pues nadie quiere recomendar a un tarado que hace todo mal y que no sirve para nada.

Cuando alguien lo recomienda a uno para una vacante, está haciendo dos favores y ganando confianza por ambos lados.

Así que tratará de que ambas partes queden satisfechas y no que alguno o ambos lo terminen odiando.

La lección número 6 es: tener criterio y carácter.


Tener criterio es simplemente decir lo que tiene que decir cuando lo tiene que decir.

Y no me refiero a decir lo que el otro quiere escuchar.

Me refiero a decir lo que usted piensa.

Y para eso se necesita tener carácter.

No cualquiera es capaz de contradecir con argumentos lo que el dueño del aviso piensa.

Para eso se necesita tener huevos.

También es una inversión a largo plazo, que se verá reflejada cuando los que están por encima de usted le valoren eso y se lo hagan saber.

¿Por qué?

Porque, seguramente, de cada 10 ó 20 personas usted es el único que se atreve a decirles en la cara que no está de acuerdo con algo.

Y no quedará como un lambón.

La lección número 7 es: sean lo que son, no sean toderos.


Lo peor que alguien puede hacer es dedicarse a ser el hombre orquesta.

Si en una vacante están buscando a un community manager que haga el diseño de las piezas gráficas, edite video, sea webmaster, escriba post en el blog, haga SEO, SEM y se entienda con los clientes, huya de ahí.

De entrada le están diciendo que no tienen un puto centavo para contratar a todo el equipo que necesitan realmente.

Es como si le estuvieran diciendo desde el comienzo que su vida será una mierda.

Y por los mismos 500 pesitos.

Un community manager debe preocuparse por su ortografía y redacción.

Por estar al día en las tendencias, saber escuchar, conectar, adelantarse a lo que va a pasar.

Por saber leer, escribir y hablar en inglés (ahí ya la figura sería un pentágono).

Todo lo demás vale verga y es trabajo de otra persona, no el suyo.

Si lo hace, pues todos van a ser felices menos usted.

Sean diferentes o nadie los verá jamás


La lección número 8 es: La vida es muy corta para trabajar en un sitio de mierda.


Todos los trabajos tienen un ciclo igual al que tienen las relaciones de pareja.

Si as cosas andan mal y ya ni tienen sexo, es hora de conseguirse algo mucho mejor.

Así de simple.

La lección número 9 es: conocer muy bien el campo o la industria en la que se mueven.


Sigan las páginas y redes sociales de las agencias.

Vean MAD MEN en Netflix.

Sigan a Vacantes CM.

No paguen cursos, lo mejor que pueden hacer es buscar en Google y aprenderán más que en cualquier otro lugar.

Internet lo tiene todo (y actualizado).

Sean autodidactas.

Aprendan haciendo.

Busquen sitios Web que estén mostrando todos los días lo que pasa en el mundo de la publicidad y las comunicaciones.

Sepan qué hace cada cargo: copy, ejecutiva, director creativo, planner, trafficker, comercial, diseñador, etc.

En digital cada día se inventan uno nuevo.

La lección número 10 es: pensar siempre en GRANDE.


Esto resume todo lo anterior.

Si empiezan en un lugar grande, siguen por esa misma línea y logran mantenerse en el tiempo, ¡felicitaciones!

Nadie podrá bajarlos de ahí, ni quitarles lo bailado en la fiesta.

-
Para asesorías sobre cómo ser community mangers, estoy aquí.

Para ver fotos de las fiestas a las que voy, estoy aquí.

↓ Abajo en los comentarios pueden poner más lecciones para que la gente que está empezando las sepa o pueden decir que es una basura todo lo que acabo escribir, no hay rollo. Si les gustó, compártanlo en sus redes sociales, ¡es gratis!

¿Qué carajos es un knowmad y por qué va a cambiar a las agencias de publicidad y comunicaciones?

En pleno 2017 muchas de las agencias de publicidad tradicionales aún no le han podido pegar al perro en digital.

Dicen cosas como "somos una agencia digital" y todo lo hacen de forma análoga al interior de sus oficinas.


Hablan de la necesidad de volverse sociales en Internet y la última actualización en su cuenta de Twitter fue en octubre de 2015.


Incoherencias por todos lados.

Varias de estas agencias con sedes en decenas de países, siguen lideradas por gente que no se supo adaptar al cambio.

Gente que no vio la necesidad de "digitalizarse", hasta que su competencia se empezó a llevar todos los leones de Cannes con propuestas simples y estúpidas en Twitter o Facebook que ganaron solamente porque no había más.

Pasar del modelo tradicional les ha quedado muy jodido por una simple razón: lo están haciendo al revés.

En comunicación organizacional uno tiene claro que se debe empezar de adentro hacia afuera.

Es decir, primero va la comunicación interna y luego sí se pasa a la externa.

No hay que ser muy listo para saberlo.

Pero las empresas, entidades y agencias se han vuelto digitales sólo de dientes para afuera.

Hoy ya hablan de "economía digital" porque permiten a sus clientes hacer pagos online.

Y ya. Ése fue el gran cambio que hicieron.

Pagarle a PayU por implementar esos pagos en su sitio Web.

Y eso es, básicamene, nada.

El cambio empieza en los procesos internos, en la forma de trabajar, de contratar, de interactuar y lograr que las empresas lo exterioricen, no empezar de afuera para adentro.

La gente está aburrida de cumplir horarios, de tener que estar sentada en un escritorio fingiendo que trabaja cuando podría estar ganando dinero a través de más fuentes.

Eso no tiene sentido en esta época cuando uno trabaja en campos como publicidad, comunicaciones, tecnología, innovación, etc.

Knowmad = Nómada del conocimiento

Cada vez hay más gente que lo último que quiere es pasar su vida encerrada en una oficina de 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Eso cambió.

La gente ahora valora más la calidad de vida, sencillamente, porque sólo tiene una.


Ahora a la gente le gusta que la midan por sus conocimientos, su creatividad, sus habilidades, por aportar soluciones, no por las horas que pasa sentada en una silla.

Y, precisamente, ahí es donde entra en juego el tema del post: los knowmads.

Un knowmad es, simplemente, alguien con mentalidad para trabajar con cualquier persona, desde cualquier lugar.

Hace 10 años no era algo tan fácil y tan obvio como hoy.

Hoy nos comunicamos todo el día por Facebook, Messenger, Whatsapp (todas las plataformas de Mark Zuckerberg).

Ya dominamos este tipo de comunicación virtual sin ningún problema.

Así que trabajar apoyados por este tipo de medios es completamente natural.

Y si a esto le sumamos todas las demás herramientas y plataformas digitales que nos ofrece Internet, las posibilidades son infinitas.

Una característica fundamental de un knowmad es conocerse muy bien a sí mismo.

Eso permite contar con autonomía y evita depender de alguien que dé órdenes y esté encima todo el tiempo diciendo qué debe hacerse, cómo y cuándo.

Y eso fomenta relaciones de confianza y compromiso.

El peligro para las agencias es obvio, sus miembros más talentosos van a querer tener nuevos modelos de trabajo, más flexibles.

Y por otro lado, los nuevos talentos, no van a querer formar parte de organizaciones con modelos arcaicos y que van en contra de su forma de pensar.

El teletrabajo es una realidad y muchas startups les llevan años luz a las agencias tradicionales.


Un ejemplo es lo que está haciendo la gente de VirtualiaNet.

Incluso, existen diferentes espacios físicos de coworking, como El Clúster.

También hay plataformas como Places to Work, que identifican por geolocalización lugares cercanos en los que cualquier persona puede trabajar, como un Café Juan Valdez.

Las oficinas ya no son necesarias, cualquier lugar puede servir como una.

Lo único que se necesita es un dispositivo con acceso a Internet para cumplir con entregas, revisiones, creación de contenidos, reuniones por videoconferencia, seguimiento a proyectos, etc.

Ésta es la brecha que debe cambiarse en las organizaciones

Es claro que muchos cargos en empresas, entidades y agencias no requieren para nada estar (físicamente) ocupando un puesto, y mucho menos cumpliendo un horario.

Cuando alguien que tiene esto claro se ve obligado a asistir todos los días y perder otras oportunidades de generar ingresos, abandona la empresa.


Un caso muy claro de esto es @Dani_Matamoros, un amigo que se mamó de este modelo de trabajo y aprovechó su conocimiento para montar lo que se le dio la gana.

Así fue como nació #BrandMen, una agencia proveedora de influenciadores.

Con algo tan simple como aprovechar la demanda de estos perfiles para campañas de distintas marcas en redes sociales.

Ahora él se la pasa entre Cali y Bogotá cerrando campañas y trabajando desde cualquier restaurante, café, bar o establecimiento con WiFi.

Y cuadra todo por Internet cuando hay campañas.

Se aburrió de las oficinas y ahora cualquier lugar es perfecto para convertirlo en una.

Estamos viviendo el fenómeno de los treinteenagers.

De gente como yo, que no quiere tener hijos, no quiere trabajar en oficina, no quiere estar atada a cosas que la estanquen y tiene todas las ganas y los conocimientos para romperla haciendo lo que más le gusta.

Y no necesita tu aprobación.

En el 2033, la generación millennial será el 66% de la población laboralmente activa.


Y esta generación (nuestra generación), es la que tiene la misión de cambiar el mercado desde ya, tomándolo por las riendas para que el modelo obsoleto se actualice o desaparezca.

No es una opción, es un cambio que ha tardado más de lo necesario por falta de güevas.

Así de simple.

Porque el rollo de ser knowmad no depende de la edad, depende de la forma de ver las cosas, y a quien más se le facilita esta forma de ver el mundo es a la generación Z.

Pero esta generación apenas está entrando al mundo laboral.

Incluso, varios de ellos, sin haber terminado la carrera, ya están trabajando en agencias globales.

El problema está en quienes están a cargo de las agencias de publicidad tradicionales, pues tienen mayores dificultades para adaptarse a los nuevos tiempos y sufren de miedo al cambio.

Es real, no han podido pegarle a algo tan necesario como el teletrabajo y al cambio de paradigma en su estructura.

Tarde o temprano van a tener que adaptarse a las personas que vienen en camino y será necesario contar con áreas o departamentos especializados en la contratación de teletrabajadores.

Si no lo hacen, estas personas van a autoemplearse y quitarles una porción del mercado porque tendrán los conocimientos y costumbres que se necesitan para sobrevivir en una industria que avanza a la par de la tecnología y de los consumidores.

Cuando se mide por conocimiento, cumplimiento y metas, todo cambia

Las agencias son personas y hay gente que ya habla directamente con los encargados de las marcas o se vuelve proveedora de una agencia para algo puntual.

Yo ya vengo haciendo esto y no he puesto mis pies más de dos veces en varias de las agencias con las que trabajo administrando sus cuentas de Twitter y páginas de Facebook.

Es simple.

Para comunicarnos, contamos con cientos de opciones.

Y ya hay agencias contratando community managers freelance, están dando el primer paso.


Un paso que algunas dieron cuando se ganaron los primeros premios por implementar las redes sociales y las plataformas digitales cuando nadie lo hacia en campañas para sus clientes (y era bastante obvio).

Convertirse en knowmad es algo que cualquiera puede hacer, es un cambio de mentalidad, es tener sentido común, responsabilidad, creatividad, visión.

Y si esto se hace desde adentro de las agencias/organizaciones/empresas liderado por el CEO y las cabezas visibles, se hará más rápido y se perderá el miedo al cambio.

De hecho, hay gente como Raquel Roca, con gran domino del tema, que se dedican a ayudar a las empresas a dar este gran paso y entender sus beneficios.

Incluso, servicios como Mind The Gap, ya tienen clarísimo cómo lograrlo.

Esto es sólo el primer paso. El siguiente (después del knowmad) es convertirse en nómada digital.

Es casi lo mismo, trabajar conectado desde cualquier lugar, solo que viajando por todo el mundo.

Pero eso es otro tema.


-
Si quiere contratarme como community manager freelance, estoy aquí.

Si quiere saber desde dónde trabajo, estoy aquí.

↓ Acá abajo pueden dejar todos sus comentarios y cosas por el estilo. Apenas los vea, entro y respondo. Y si les gustó el post o conocen a alguien que pueda servirle, compártanlo (es gratis).


Quedarse sin trabajo es una maravilla

¡Empezó el 2017!

Y muchas personas arrancan este nuevo año sin empleo.

De cierta forma, me incluyo.

En el rollo de ser contratista es normal empezar el año con cierta incertidumbre, que al final termina siendo miedo por un par de meses y ya.

Y hoy vamos a hablar de eso: del miedo.

Tener miedo es lo mejor que le puede pasar a uno.


Cuando alguien se queda sin trabajo, empieza a sentir pánico por no saber qué hacer, no saber qué viene y cosas así.

Y de eso se trata, se trata de aprovechar ese momento en el que uno está cagado del susto y empieza a hacer cosas que no haría de otra forma.

Para eso sirve estar sin trabajo, para arriesgarse.

Igual, no hay nada qué perder y mucho para ganar.

El miedo despierta la creatividad/recursividad de forma única.

Sirve para despertar el instinto de supervivencia en cada uno.

Nos permitimos hacer estupideces que pueden terminar en cosas increíbles.

Hay gente que dura años sin cambiar de empleo y de cierta forma se estanca.

Se queda ahí como en un círculo vicioso en el que no pasa nada nuevo y todo es "comodidad".

Pero es una comodidad nociva porque nos hace confiarnos y creer que no hay que probar nada nuevo.

Es como estar muerto por dentro.


Perdemos la capacidad de innovar y, sobre todo, de arriesgarnos.

Tiempo libre de sobra para crear

Quedarse sin trabajo es como recibir una inyección de adrenalina creativa.

En esos momentos surgen empresas, ideas, reflexiones y toda clase de vainas que sirven de cachetada para despertar.

El miedo a no conseguir algo es la mejor presión para liberar ideas y despertar la creatividad.

Si usted está buscando trabajo como community manager, puede echar un vistazo a este grupo.

Lo importante es no quedarse ahí mirando para el techo.

La cantidad de tiempo libre que tiene alguien cuando se queda sin trabajo hay que saberla aprovechar.

Es clave inventarse nuevas cosas y arriesgarse a llevar a cabo ideas que había por ahí pendientes.

Cree un sitio Web, empiece a vender en línea algún producto que sea útil, mejore su hoja de vida, haga nuevos contactos.

Al final, ya sea después de algunos días o meses, estará de nuevo trabajando.

La clave está en lograr que ese tiempo le deje alguna vaina y no haya sido sólo un período muerto.


Levántese temprano, trasnoche, lea, vea películas, charlas de TED, series de Netflix, lea un libro, salga a caminar y haga cosas que lo inspiren y le abran la mente para crear lo que normalmente no haría.

Quién sabe, puede que logre inventarse o conseguir algo que sea mucho más bacano que su empleo anterior.

-

Para saber a qué horas me levanto o me acuesto, estoy aquí.

Si está buscando un community manager freelance con más de 6 años de experiencia, estoy aquí.

↓ Abajo pueden dejar todos los comentarios y pendejadas varias que quieran. Apenas las vea, les respondo. Si les gustó o conocen a alguien que le pueda servir, compartan el post (es gratis).

¿Cuál es la diferencia entre un contrato por prestación de servicios y uno laboral?

Porque el público lo pidió, voy a explicar de una maldita vez por todas, cuál es la diferencia que hay cuando uno trabaja como freelance (prestación de servicios) y como empleado (laboral).

Para que no les sigan viendo la cara.

(Y también para que pongan a sus jefes a leer este post cuando se les olvide lo que iban a decirles).

¡La guachafita se les acabo!

Ese rollo de contratar engañar a diseñadores, comunicadores, publicistas, relacionistas públicos y otros profesionales tiene que terminar.


¿Muy emprendedor? ¿Muy generador de empleo?

¡Pues hágalo bien y de forma legal hpta!

Perdón. Me exalté.

La excusa de "es que soy emprendedor y no tengo para pagar la seguridad social de mis empleados, ni darles prima, ni beneficios" es completamente válida.

Si no, pregúntele a Steven Paul Jobs cómo hacía con sus primeros amigos/empleados en el garaje de los papás.

Lo que sí es un completo descaro es contratar a la gente por medio de prestación de servicios y hacerla cumplir con cosas que son única y netamente propias de un contrato laboral.

¿Se imaginan que a un empleado que va todos los días de 8 a 5 de lunes a viernes a una oficina y cumple al pie de la letra las órdenes de su jefe inmediato no le pagaran prima, prestaciones, salario, ni una parte de la seguridad social?

¡Pues es lo que están haciendo las agencias, empresas y hasta entidades del Estado!

Eso mismo, amigos.

Eso se conoce como subordinación.

Apréndanselo bien: SU-BOR-DI-NA-CIÓN.


Si hay subordinación (cumplimiento de horarios de entrada y salida, asistencia a un lugar de trabajo y órdenes directas a seguir de forma permanente como subordinado), realmente se trata de un contrato laboral.

No uno por prestación de servicios.

Dicho en otras palabras, es como tener la mamá, pero muerta.

*Por cierto, hoy exactamente cumple un año de fallecida la mía :'(

No recibimos prima, pero nos la gozamos

El caso es que muchas agencias se dedican a ocultar (bajo un contrato por prestación de servicios) una relación laboral. 

Y eso las obliga al pago de todas las prestaciones sociales.

Pero no sólo pasa en las agencias de apartamento.

En el Estado pasa lo mismo, las entidades no pueden contratar gente y ponerla a realizar labores propias de un empleado/funcionario público.

¡Ahí existe una relación laboral!

Así que el empleado puede demandar ante un juez laboral, declarando la existencia de una relación de trabajo.

Y ahí se haría necesario el pago de las prestaciones sociales y las indemnizaciones pertinentes.

De hecho, es algo muy heavy y los contratistas que están demandando a las entidades del Estado, ¡están ganando!

BAIA, BAIA.

El teletrabajo autónomo, freelancing, prestación de servicios y cosas por el estilo, vienen siendo prácticamente lo mismo.

Así como un contrato laboral a término indefinido, fijo, verbal, escrito y otros parecidos son la misma vaina (con ciertas diferencias).

Explicado con plastilina, cuando a alguien lo contratan bajo la modalidad de prestación de servicios y luego lo cogen de bobo y sufre subordinación, automáticamente, ese contrato pasa a ser laboral.


¿KHEEEEEE?

Sin importar qué nombre le hayan puesto a dicho documento.

Otra cosa, a un freelancer no se le mide su trabajo por horas, se le mide por objetivos, entregables, trabajos finalizados, proyectos, etc.

Eso de "horas hombre" es para los que marcan silla fingiendo que trabajan (sencillamente porque les toca).

Así que ya saben, el mundo está cambiando, chiquillos.

El campo de la publicidad y la comunicación (ahora digital) ya no es como lo muestran en MAD MEN.

¡Uy, así qué chiste!

El futuro de este rollo depende de nosotros, los 'millennials' (treinteenagers) y de la generación mucho más PRO que nos sigue, 'la generación Z'.

Por cierto, yo ya me subí al bus y les cuento que me voy a meter de lleno como community manager freelance.

A mitad del 2017 me voy a ir a vivir a Medellín y seguiré trabajando con clientes de Bogotá y de allá.


Si me quieren contratar, acá está toda la info.

La idea de este post es plantarles cara a esos dueños de empresas, agencias y entidades que se hacen los güevones con las condiciones de un contrato, sea cual sea.

Y para aplaudir y felicitar a los que sí hacen las cosas bien y son conscientes de lo que pueden ofrecer a sus empleados o contratistas que al final son quienes sacan adelante sus sueños.

En resumen, la diferencia entre un contrato laboral y un contrato por prestación de servicios es la misma que hay entre un matrimonio y una unión libre.

-
Para saber qué guachafita estoy armando en Twitter, estoy aquí.

Ah, y si están buscando CM freelance, estoy aquí.

↓ Abajo pueden escribir comentarios con quejas, reclamos, madrazos :'(, felicitaciones, amenazas, dudas, claves de cuentas bancarias y todo lo que se les ocurra. Apenas las vea, entro y respondo.

*Si les gustó o pueden ayudar a alguien con esto, pues compártanlo en sus redes (es gratis).

Linkedin no sirve para conseguir empleo

Hay una gran confusión con el uso de esta red.

Algunas personas creen que por el simple hecho de montar su perfil y experiencia la van a llamar.

Eso no pasa.

Seamos sinceros, Linkedin es útil (principalmente) para la gente que ya tiene experiencia.

A nadie le importa conectarse con alguien que está terminando la carrera, que no tiene experiencia o que apenas es practicante.


Es un poco cagada decirlo, pero es así,

Es como en el colegio o la universidad, a nadie le interesa ser amigo o tener relación con un primíparo.

Yo leo y escucho todo el tiempo a la gente diciendo cosas como "a mí nunca me ha salido trabajo por Linkedin" o "¿usted conoce a alguien que haya conseguido trabajo por Linkedin?".

La respuesta en la gran mayoría de los casos es obvia: un rotundo no.

Yo llevo bastante tiempo usando esta red, incluso desde que no tenía versión en español.

Y tuve una gran ventaja en ese momento: He trabado como en 607956072425623452345 sitios diferentes.

Esto me sirvió para poder conectarme con mucha gente que trabaja o trabajó en las mismas empresas que yo.

Un tiempo después, Linkedin se fue mejorando, hasta lo que es hoy.

Aunque todavía le falta ir puliendo más cosas.

La pestaña de trabajo ha mejorado un montón y ahora permite tener alertas de búsqueda de vacantes.

Yo la uso mucho para las vacantes que comparto en mi grupo de Facebook.

Un amigo que me ha ayudado un montón a conseguir empleos, dice una frase que es muy cierta: "Linkedin es la red de los desempleados".


Suena cruel, pero es verdad.

Cuando alguien está buscando empleo, desempolva su cuenta y empieza a revisar a ver qué encuentra.

Si ven a alguien que de un momento a otro se vuelve súper activo en Linkedin, es probable que esté buscando trabajo o que ya esté mamado del que tiene actualmente.

Hay que saber usar esta red para sacarle provecho

Como cualquier otra red, Linkedin es lo que uno quiere que sea.

En mi caso, me ha servido como un putas para hacer contactos importantes en las agencias, entidades y empresas que me interesan.

Para eso sirve Linekdin.

No es para encontrar empleo, es para hacer buenos contactos.

Y como todo en la vida, el empleo se consigue a través de buenos contactos.

Esta red no permite agregar gente así a la loca.

Uno debe conocer a las personas, pero...

Hay varios trucos que pueden funcionar (y lo hacen bastante bien).

Si quiere agregar como contacto al CEO de una gran empresa (no como esos imbéciles que ponen que son CEO de su propio garaje o empresa de pasteles) o quiere agregar a un vicepresidente creativo de alguna agencia importante, siga estos consejos.

El primero es estar en un grupo que esa persona ya esté, así podrá agregarlo de una.

El segundo, y más importante, es agregar a las personas desde la app.


Sí, así de fácil, desde la app no le piden nada, los agrega y ya (no sé si es igual en la de iOS, pero en Andorid funciona perfecto).

La parte difícil viene cuando ven su solicitud y su perfil no es para nada interesante.

Ahí es cuando viene la parte clave de la red, su usted no es nadie (laboralmente), no espere mucho en Linkedin.

En todo caso, hay más opciones.

Un amigo me dijo que la versión premium es una herramienta brutal si uno está buscando empleo y quiere postularse a las vacantes que publican las empresas.

Recuerde que hay gente que publica vacantes en su perfil, pero también hay empresas que publican directamente para reclutar y ahí es cuando la versión de pago lo pone de primero a usted como candidato.

Otra cosa que me ha servido un montón es publicar artículos como éste en mi perfil.

Así se da uno a conocer mucho más y se puede mostrar la carreta que uno sabe hacer.

Si uno ya tiene suficiente experiencia y la ha adquirido en sitios relevantes del mercado laboral (no en Pepito Pérez S.A.), es probable que un par de veces lo contacten los llamados 'head hunters'.

Ahí es cuando uno se siente orgulloso de la carrera que lleva, aunque pasa pocas veces.


El caso es que la próxima vez que esté buscando nuevas oportunidades, sepa sacarle provecho a Linkiedin, haciendo buenos contactos.


Lo que recomiendo es tener contactos de la agencia o empresa a la que usted quiere ingresar.

O si acaba de ver una vacante disponible para trabajar ahí, le escriba a algún contacto que trabaje allá para que lo conecte o lo recomiende.

Yo estoy buscando trabajo como community manager freelance porque no me mata mucho el tema de estar en oficina todo el tiempo.

Ya estoy empezando a hacer buenos contactos en Medellín porque el próximo año me iré a vivir allá.

Y además, porque hay cambio de gobierno en el 2018, así que donde trabajo actualmente (de manera freelance), no se sabe si vaya a seguir.

Así que ya saben: hagan buenos contactos, nunca saben cuándo les ayudarán a llegar a su nuevo empleo.


-
Para saber qué bobadas comparto en Twitter, estoy aquí.

Para ver mi perfil de Linkedin y agregarme (si les pide email es riclargo@outlook.com), estoy aquí.

↓ Acá abajo pueden dejar todos los comentaros que quieran, propuestas indecentes, decir eso de que no eran necesarias las groserías y todas las pendejadas que quieran. Apenas las vea, entro y les respondo (y si les gustó el post o le puede servir a alguien más, compártanlo, es gratis).

¿Qué hacer si su trabajo es una mierda? 💩

No se quede callado, ¡renuncie!

Tener un mal trabajo es lo peor que le puede pasar a cualquier persona.

El trabajo depende de muchos factores.

Compañeros, funciones, horario, contrato, beneficios, infraestructura, tiempo libre, satisfacción personal, salario, jefe...

Principalmente, el jefe.

Cuando la gente renuncia a un trabajo de mierda, realmente está renunciando a un jefe de mierda.


Es así de sencillo.

La gente no se cansa de los demás factores tan fácilmente.

Hay gente que no gana un carajo de salario, pero se la goza.

Gente que tiene como mil funciones, sale de noche y aún sigue.

Pero cuando se trata del jefe, no hay pero que valga.

Los tiempos cambian, la gente no quiere tener a un idiota diciéndole qué hacer, cómo, cuándo y dónde.

Si usted está en esta situación, lo mejor es que no deje pasar más tiempo.

¡Lárguese de ahí!

Esto ya está mandado a recoger

Por suerte, la generación de los jefes actuales ya va de salida.

Las cosas cambian.

Y en nuestro campo (social media, comunicaciones, publicidad, etc.) es cada vez más normal que la persona que está arriba sea más un líder que un jefe.

El rollo está en que uno también aprenda de los jefes buenos y malos para no repetir la historia.

Si su jefe trabajo es una mierda, renuncie.


Eso sí, recuerde que es más fácil conseguir trabajo cuando ya se tiene uno.


Así que hágalo como Tarzán: no suelte una liana hasta tener la otra agarrada.

Y apenas la agarre, váyase de ahí sin mirar atrás.

Total, el día que quieran echarlo, no les va a dar ni un poquito de remordimiento (eso funciona para ambas partes).

Además, si lo suyo es ser community manager, esta época del año es la mejor para buscar empleo.


-
Para saber qué otras groserías escribo en Twitter, estoy aquí.

Para saber en qué sitios (como 11 en total) he trabajado, estoy aquí.

↓ Abajo pueden dejar todos los comentarios, preguntas, dudas, groserías, amenazas y cualquier otra cosa que se les ocurra. Apenas la vea, entro y respondo.